Por otra parte, en principio, la LSSI no se aplica a las asociaciones, administraciones públicas, ONGs, entidades religiosas, partidos políticos o sindicatos que no lleven a cabo actividad económica, puesto que estas entidades no tienen el carácter de “prestador de servicios de la sociedad de la información” en los términos que recoge el Anexo de la LSSI. No obstante, en la medida en la que estas entidades lleven a cabo alguna actividad que tenga carácter económico (v.gr. recepción de aportaciones económicas/donaciones, publicidad, etc.) deberán sujetarse a lo establecido en la LSSI.